ERNESTO GUTIÉRREZ

Espacios incógnitos

Por Michel Pérez “Pollo”

La pintura es el camino más largo y recorrido por la inspiración humana, es un camino de fe. Con todas sus muertes anunciadas continúa teniendo muy buena salud y considero que esto se debe a que se trata de algo intrínseco e inseparable del alma.

Ernesto empieza a recorrer este camino desde el sitio más difícil, el principio. Sin falsos atajos, sin calles asfaltadas ni bajadas dóciles ha comenzado con la frescura que le permite desaprender y suspender el juicio, necesaria para enfrentarse a la historia. Por suerte, tiene mucho que decir.

Sus pinturas tratan sobre una realidad que no existe más que en su mente y en la superficie de la tela. Paisajes con un cielo lateral, lluvia que sube, cascadas que no caen, sombras en lugares de luz… también una realidad posible.

Ernesto se lo ha cuestionado todo, no sabe a donde va pero tiene muy claro donde no ir. Su camino se torna cada vez más claro y transitable, su país de formas ya tiene lenguaje propio.

Buen viaje amigo mío.

Ver más obras del artista